Crianza feliz + Límites

Por fin me leí otro de los libros de Rosa Jové: La crianza feliz. Y les quiero contar un poco sobre él y mis opiniones de los temas que trata la autora. Recomiendo este libro para todas las embarazadas y madres de bebés e incluso de niños pequeños como yo. También para personas que estén en contacto constante con niños pequeños como pediatras, profesores, niñeras, etc. ya que en este libro Rosa Jové nos habla un poco sobre todos los temas que suelen surgir en torno a la crianza y nos llama a quitarnos el estrés y dejar que la naturaleza siga su curso.

La crianza, dentro de nuestra sociedad, a veces se ve como algo pesado, y aunque tiene su dificultad, creo que sus retribuciones son bastas como para sentirte feliz y satisfecho, en vez de resentido y cansado. Una crianza feliz es una crianza llena de amor y respeto. Para poder llevar una crianza feliz, tanto para los padres como para el hijo, Jové nos indica los obstáculos que ella considera que debemos superar. A mi parecer, la raíz de todos ellos es uno de los que menciona: adultocentrismo. La crianza feliz requiere que se trate al niño bajo las misma moral que se trata a cualquier otro adulto. La forma en que los tratemos nos retribuirá en paz y entendimiento por parte de ellos, como he dicho antes: dale a un niño amor y recibirás de regreso un amor genuino, dales respeto, y te regresarán admiración, dales comprensión y te regresarán paz. Como madres informadas debemos de anteponer nuestro propio instinto y conocimiento adquirido, al “qué dirán” que a veces nos pesa más de lo que conviene, porque tenemos que estar conscientes de que cualquier consejo que no concuerde con el respeto, viene de una persona que se ha creído las mentiras de la sociedad adultista.

IMG_0280

Algo en lo que no coincido con Rosa Jové es en su concepción de la palabra “límites”. Para ella no se debe limitar a nadie, porque es un obstáculo para la libertad. Y menciona que así como no se utiliza la palabra para hablar de relaciones entre adultos tampoco se debe usar para con los niños. A mí me gustaría decirle a ella y cualquiera que me lee que los límites existen aunque nosotros no queramos. No se trata de imponerle un límite al niño porque se me ocurre, no se trata de limitarlo en su capacidad, creatividad y libertad de decisión, si no de enseñarle los límites existentes entre las personas. Los límites no coartan la libertad, más bien son necesarios para que todos seamos libres y no pasemos por encima de los demás. Creo que en vez de que no se hable de límites hacia los niños, se debería hablar también de límites entre las relaciones adultas. Los límites nos hablan de lo que me concierne a mí y lo que no, las cosas sobre las que puedo decidir yo y las que no, lo que puedo hacer con otras personas y lo que no. Ejemplos:

  • Mi cuerpo está dentro de mis límites, yo soy la que decido si alguien me puede tocar o no. Así mismo yo no puedo tocar a la fuerza a alguien más.
  • Mi trabajo es mi responsabilidad, si me hago guaje y le endilgo mis obligaciones a alguien hiper-responsable, no será justo, ya que esa persona se sentirá atareada y abusada, y yo no estaré cumpliendo con lo que me toca, volviéndome flojo y manipulador.
  • Si dentro de una discusión, me empiezan a gritar e insultar, yo puedo establecer un límite en cuanto a la forma en que alguien debe dirigirse a mí. Puedo pedir que baje el tono de su voz y haga a un lado los insultos, y si continua actuando de la misma forma, entonces marco el límite y me retiro de la habitación. Por que si dejo que sobrepase mi límite, entonces me voy a enojar no sólo con esa persona si no conmigo mismo por haber dejado que alguien me invadiera de esa manera.
  • Si un niño pequeño me pega, le digo con claridad que no se pega, que a mí no me gusta que me pequen, me puedo alejar un momento para evitarlo y dejarle claro mi límite. Igualmente no le puedo pegar a un niño, porque un niño, por más pequeño que sea, si se le diera a elegir no elegiría un golpe.
  • En mi casa, mi hija no debe pintar en los sillones, ni en mis libros. Puede pintar en una de las paredes de la casa, en sus libros y en sus cosas. A menos que yo considere que de plano se va a arruinar esa cosa, entonces lo evito, pero sus cosas son suyas y las de todos, son de todos, por eso no se pueden pintar, porque no todos estamos de acuerdo en que se pinten.
  • Si mi hijo no hace la tarea, yo no se la hago porque esa no es mi responsabilidad. Le ayudo a que la termine, esa es mi responsabilidad como padre: que mi hijo aprenda el tema y guiarlo para que cumpla con lo que le toca. Si yo se la hago, tendrá 10 pero no aprenderá nada. Así, al hacer caso omiso de los límites, hice algo que no me correspondía y además provoqué que mi hijo ni aprendiera ni recibiera la consecuencia lógica de no hacer la tarea.

Así, los límites se tratan de conocer y reconocer dónde empiezo y termino yo y dónde empieza y termina el otro, para mantener relaciones amorosas, respetuosas y saludables entre todos: adultos, niños, ancianos, mujeres, papás, hijos, etc. Los límites ya están, yo sólo se lo hago saber a mi hija y le enseño a respetarlos. Cuando se vive en comunidad es indispensable respetarnos unos a otros. Para este tema les recomiendo muchísimo el libro Límitesde Henry Cloud y John Townsend. Entonces, yo creo que Rosa Jové sí estaría a favor de los límites, sólo que los está entendiendo desde otra perspectiva.

En La crianza feliz, la autora nos habla también de cómo podemos mantener el desarrollo armónico del niño, para lo que debemos comprender cómo funciona su cerebro: un bebé utiliza más el sistema límbico por lo que sus emociones son lo más importante, sin ningún tipo de filtro racional; y cuáles son sus necesidades: seguridad, atención, comida, sueño, un bebé necesita del adulto para cubrir todas estas necesidades y su única forma de hacerle saber que algo no está bien es el llanto. Es responsabilidad del adulto acudir a este llamado rápidamente ya que el bebé no puede razonar, no sabe muchas cosas y no puede cubrir su necesidad él solo. Si atendemos al bebé tal como lo necesita “las estructuras que se graban en el cerebro son de tranquilidad, sin estrés, de autoestima, con mayores ramificaciones”.

Y en esto también quiero hablar de la máxima montessori: “sigue al niño”, pues no se trata de imponer nuestro ritmo de vida a nuestros hijos si no respetar su tiempo natural y perfecto. “Muchas veces se utiliza el argumento de que <<cuanto antes, mejor>> para que los padres se atrevan a poner en práctica actitudes hacia sus hijos que no tienen ninguna base lógica ni científica”, dice Jové. Las costumbres y gustos de los niños son eso nada más y van a ir cambiando conforme crezca, con cariño y respeto los niños la llevan mejor, y nosotros también.

Creo que lo más importante para que tú como padre disfrutes de la crianza, y que ésta tenga un resultado deseable en tus hijos, es:

  • El respeto. Respeto a tu hijo como individuo, respeto a la naturaleza y su sabiduría, respeto a la niñez como parte esencial de la sociedad.
  • El buen ejemplo. La mejor forma de enseñar buenos hábitos, buenas maneras, buenas conductas, es con el ejemplo.
  • La buena relación entre padres e hijos. “Siempre hay que ocuparse de los sentimientos antes de tratar de mejorar las conductas”.

Así que te invito a leer el libro para leer más sobre cada paso y cada área donde podemos mejorar, yo lo compré digital en Amazon a sólo $48.69 (ya saben que me he vuelto fan del Kindle). Te invito a cuestionar a esta sociedad adultista en la que hemos crecido, a cambiar nuestro modelo mental por uno más respetuoso hacia todo aquél que es diferente a nosotros. Te invito a conocer más sobre crianza respetuosa y a hacer de tu crianza un proceso feliz y disfrutable para ti y tus hijos, y a darles herramientas que de otra forma no se pueden transmitir: verdadero respeto a los demás, seguridad y autoestima.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s