Autor: MamiMonster

Regalos para peques de 4 años

Mi hija es la única niña en la familia así que recibe regalos por todos lados. Esta es mi 5a Navidad como mamá y se me sigue olvidando ese pequeño detalle al planear los regalos navideños. Lo que me gustó mucho es que cuando le daban y daban ella se sorprendía de que ya había recibido algo y todavía le daban más, dijo “otro regalo para mí??? qué extraño!” jajaja se alegró de cada regalo y fueron muy buenas elecciones de cada persona porque ha jugado con todos. Te cuento lo que recibió y lo que le recibirá en Reyes.

  • Su tía abuela le dio un mono de nieve de peluche todo tierno que estuvo abrazando. Le encantan los peluches y tiene muchos a mi pesar jaja (siempre ando regalando los más antiguos para hacer espacio a los nuevos).
  • Sus abuelos le dieron una batería de cocina de madera de Melissa & Doug. Este creo creo que fue el regalo que más le encantó de esa noche. Es super padre verla disfrutar imaginando.
  • Además su abuela le dio una muñequita con accesorios, que estaba toda fea jajajaj, ueno no toda fea, sólo tiene los ojos chuecos aunque ella ni se fija, soy yo con mi mente adulta aburrida, pero está muy padre porque está chiquita y trae su cunita y su bañera. A mi peque le encanta jugar a la mamá así que fue un buen regalo también.
  • Y mi hermana le dio un rompecabezas gigante del sistema solar de 48 piezas (lo más que hacía sola hasta ahora eran los de 24) porque es bien buena para armar rompecabezas y se puede pasar un buen rato armándolos y desarmándolos.

A la mañana siguiente recibió los 3 regalos de Santa (aunque yo no le digo que son de Santa), que fueron:

  • Un set de 60 bloques de madera naturales hermosos. Los ha jugado muchísimo, estoy super contenta con este regalo. Son bellos, durables, bien hechos, suaves, y todos caben  fácilmente en la caja de madera.
  • Un unicornio de Barbie porque ama los unicornios por una serie que ve todo el tiempo en Netflix que se llama Mia y Yo. Ese también le ha gustado mucho y lo trae para todos lados.
  • El libro Un cuento para cada día, que trae varios cuentos divididos en 365 días, lo estamos leyendo cada noche ahorita. Lo compré en la librería Porrua de Reforma en la Ciudad de México, lo encontré por casualidad y aunque cambió de portada lo reconocí. Yo tenía una edición anterior cuando era niña y lo leí y lo releí muchas veces. Es un libro que recuerdo con mucho cariño y siempre había querido encontrar uno similar pero no lo había encontrado. Ahora que lo estamos leyendo veo que hay historias muy bonitas… excepto el primer cuento jajaja “La ratita presumida” era un cuento que recordaba porque lo leí muchas veces pero típico lo lees de adulta y dices whaaaat qué es esta porquería machista XD pero bueno fue una oportunidad para “debatir” un poco jaja y los demás cuentos sí han estado bonitos.

Mañana (bueno hoy al rato) en Día de Reyes recibirá:

  • El libro Emocionario que compré en Office Depot y que no se lo he dado.
  • Un Ken, intuyo que lo necesita porque pone a Spiderman de novio de Elsa XD. No le compré príncipes, que sé que le gustarían mucho pero están como el triple de caros jaja pero tal vez después porque si no seguramente todas se pelearán por Ken #Aysi.
  • Un tren de madera que me ha estado pidiendo y que cuando ha jugado en casas de sus amigos con juguetes similares se queda un buen rato entretenida.
  • El Baño Loco que pide cada vez que lo ve en tiendas y en TV.
  • Un vestido y una blusita+falda que le mandó mi hermana

Ya ven por qué no le doy juguetes durante el año? ¡con su cumple y Navidad+Reyes tiene! XD ¿Tú qué le regalaste a tu peque? ¿Recibe muchos regalos o eres de las pocas madres centradas? Disfruta el último día de vacaciones de los peques, come rosca y toma chocolate caliente. ¡Feliz Día de Reyes!

Por cierto, si quieres 15% de descuento en mi tienda en línea La Casita de Clarissa de juguetes y material educativo dale click a esta foto y suscríbete al newsletter 🙂

descuento

 

 

 

 

Anuncios

Por qué no sigo la “regla” de los 4 regalos

Como puedes ver en mis posts sobre regalos de Navidad yo no sigo la regla de los 4 regalos, (por si no te la sabes la disque regla es: un regalo que se pueda usar o sea ropa, un regalo que se pueda leer, un regalo que realmente desee y un regalo que necesite).

A mí la verdad se me hace tonta esa regla. O sea la explicación sobre los niños que tienen demasiados juguetes y por qué esto no es algo positivo me parece acertada pero la solución de los 4 regalos… está medio absurda.

  1. Si necesita algo pues cómpraselo cualquier día… ¿o es que tal vez no lo necesita realmente?
  2. La ropa pues igual es algo que se supone se necesita y yo sólo compro la que se necesita, lo que si le dan mucho de regalo son vestidos de princesas que le encantan pero de hecho yo no he comprado ninguno. A mi hija a diferencia de mí cuando era niña sí le encanta la ropa y le gusta que le regalen ropa de cualquier tipo (se pone feliz realmente con cualquier regalo) y a mí también me gusta que le regalen ropa o regalarle yo pero porque sé que a ella sí le gusta, lo que no entiendo es por qué meter ropa entre los regalos a fuerza.
  3. Algo que leer eso sí pero igual y tampoco es necesario tenerlo como regla si de por sí hay un hábito de lectura en la familia.
  4. Y algo que realmente desee pues OBVIO… ¿pues de eso se tratan los regalos no?

Yo no tengo problema en si es un regalo o 2 o 5, más bien intento tener un presupuesto para cada fecha y si termina recibiendo muchos regalos porque toda la familia le da cosas (como ha sucedido varios años XD) no me importa mucho porque mi hija prácticamente no recibe juguetes durante el año. Yo sólo le doy en Navidad y Reyes, algo pequeño el día del niño y algo veces en su cumple, a veces porque ahí sí recibe demasiados regalos de sus amiguitos.

Mi hija no hace cartita ni le voy a motivar a que la haga, me gusta más que sea un poco sorpresa y que no sea tanto basado en lo que las amiguitas tienen o en lo que ve en comerciales, aunque si ella en algún momento hace una la trataré de seguir.  Cuando le regalo algo le doy cosas que me ha pedido durante un tiempo largo, que veo que le atraen mucho y cosas que aunque no me las pida porque no las conoce creo que le van a gustar, y siempre regalo un libro porque tampoco tengo tanto dinero para estarle comprando libros todo el tiempo entonces aprovecho esas ocasiones para darle uno nuevo y disfrutarlo juntas (Lo bueno de los niños es que les gusta leer lo mismo muchas veces XD, cuando ya crezca habrá que aplicar el kindleazo)

No sirve de nada usar la regla de los 4 regalos si cada que sales le compras un juguete, cada ciclo escolar los útiles escolares más caros y tiene ropa nueva de marca a cada rato… Siempre que salgo con ella y hay juguetes claro que los quiere y claro que se me antoja comprarle todo pero siempre le digo que aunque tuviera todos los juguetes siempre querría más y nunca estaría completamente contenta, si veo que me pide el mismo en repetidas ocasiones y no cuesta una cantidad estratosférica que de plano se sale de mi presupuesto de juguetes le prometo que cuando pueda se lo compro, y trato de cumplirlo. Y me encanta porque ahorita que tiene 4 años ya me dice “¿Cuando puedas me compras eso?” Ya sabe que a veces puedo y a veces no y que sí trato de darle lo que desea.

En vez de la regla de los 4 regalos, yo sigo mis propias reglas:

  1. Equilibrar los regalos en género, es decir no dejarme llevar por la fiebre rosa y darle cosas de distintos tipos para que explore diferentes posibilidades, talentos y gustos. En mi caso estas fechas son las únicas oportunidades que me tomo para regalarle cosas así que pienso muy bien lo que le quiero dar. Y de hecho me inclino más por juguetes “unisex”o incluso típicamente masculinos (sin contar cosas violentas) porque sé que durante el año todos los demás le regalan “cosas de niña” (que no son de niña pero así les llaman).
  2. No regalar cosas que no considero para su edad, por ejemplo a mi hija le encantan las Monster High y aunque sí la dejo verlas porque no me parecen negativas, tampoco la motivo a que le gusten más dándole las muñecas o cosas de los personajes porque creo que es una caricatura para niñas más mayores.

Así que… mi consejo es: regálale lo que le gusta o creas que le pueda gustar y ya. Aunque sea un sólo regalo sencillo. Eso es más valioso que andar queriendo dar lecciones de vida con ropa y “cosas que necesita”, las lecciones acerca del agradecimiento y el materialismo se dan durante todo el año con el ejemplo, no en Navidad nada más.

Bye bye, Santa

Ya les conté el año pasado mis aventuras pretendiendo ser Santa… así que ese fue mi último año intentándolo. Como les había platicado yo nunca estuve segura de seguir con la “tradición” de Santa y los Reyes con mi hija, y realmente no había sido tan necesario porque estaba pequeña, pero con la influencia de los medios de comunicación ella está cada vez más consciente del tema, así que ya me decidí al respecto. No le diré a mi hija que existen Santa ni los Reyes y mucho menos le haré los teatros de ponerle huellas de harina en el piso ni le hablará Santa por el celular. Y quiero contar mis reflexiones al respecto y el por qué de mi decisión.

Bueno en primer lugar esto no quiere decir que no recibirá regalos ese día, los recibirá y aparecerán bajo el árbol. Simplemente no diré que se los trajo un señor inmortal en un trineo jalado por renos voladores. Sí… ya sé que algunos pensarán que soy cruel, egoísta, exagerada, etc. Pero simplemente no me agrada mentirle, no me gusta inventarle cosas y aparte no creo que lo necesite.

Sé que muchos niños no la pasan mal cuando descubren la verdad, pero en mi caso particular sí sentí feo. Les cuento: tenía 9 años y me empezó a parecer ilógica la historia, entonces le pregunté a mi papá si él era Santa. Se me quedó viendo y simplemente me respondió “Sí”. Lloré un poco porque me sentí engañada, no sufrí como tal ni me puse triste de que no existiera, más que nada me sentí engañada. Claro en ese tiempo no tenía palabras para describir lo que sentía. No me duró mucho porque mi papá me compensó con algo más, cuando eres niño no sueles guardar las emociones mucho rato. Y obviamente no le reclamo a mis papás porque sé que lo hicieron porque además de que es la costumbre, me querían ver ilusionada y emocionada como todos los papás queremos ver a nuestros hijos, y como todos los niños claro que disfruté mucho las noches esperando a Santa y los Reyes y las mañanas abriendo mis regalos. Pero creo que la ilusión se puede dar por otras vías y no sólo haciendo todo este show.

La historia de Santa y de los Reyes viene de algo que suponemos real, por lo tanto cuento esa historia como la razón por la cual JUGAMOS en esas fechas, para celebrar y recordar esos sucesos. Como cuando ponemos la ofrenda a nuestros muertos sin creer de verdad que van a volver a comer la comida que les ponemos, y de todos modos los niños imaginan y se ilusionan y se sorprenden y se emocionan. Me di cuenta este día de muertos pasado porque me caché a mi misma siendo super clara diciéndole que eso no es real, que los muertos no regresan por su comida, pero es la forma en que nosotros los recordamos, y que de esa forma siguen estando cerca de nosotros, con su recuerdo. ¿Entonces por qué me cuesta tanto trabajo decirle que Santa no existe? Pues simplemente porque esa es una mentira generalizada en el que tooodo el mundo se mete. Tengo a todos diciendo que sí existe y yo soy la mala que destruye eso… Entonces no le digo que no existe porque en primer lugar es una expresión negativa y muy cortante… porque existe de alguna forma como existen Harry Potter y la Mujer Maravilla, y además no quiero que lo repita en frente de otros niños. Tampoco le digo “yo soy la que te compra los regalos en el super y te los pongo ahí” jajaja… super grinch, simplemente le expliqué que es un juego, la razón por la que lo hacemos y que todos podemos ser Santa regalando a alguien más lo que más desea. Tampoco se lo estoy repite y repite, así de “ni se te ocurra creer que es verdad”, dejo que fluya casi sin intervenir. No le digo “Qué le vas a pedir a Santa?” sino “Qué vas a pedir para Navidad?” y mucho menos le digo que si se porta mal Santa no le traerá regalos porque eso sí me caga. Poner de excusa la ilusión y usar eso para controlarlos y chantajearlos… creo que eso es muy bajo… y créanme que he estado tentada porque las madres neta a veces ya no sabemos qué hacer para que los niños se porten como nosotras queremos… pero no lo he hecho ¿y adivinen qué? he sobrevivido. Ahhh pero eso sí, veremos Milagro en la calle 34 porque es mi peli navideña favorita.

A mi hija le encanta la magia y la fantasía. Me dice que quiere hacer una poción para convertirse en sirena, y yo le digo que tal vez lo logre algún día, si lee mucho, se esfuerza y lo intenta muchas veces… porque quién soy yo para decir que no se puede. El mundo está lleno de magia y de milagros, y los niños tienen una capacidad enorme de maravillarse, no creo que necesiten más. Así que me la juego, ya les contaré como nos va en las siguientes navidades con este tema y si mi hija o las mamás de otros niños no me acaban odiando o algo así.

Si alguien la aplicado similar con sus hijos, cuénteme por fa cómo le ha ido y si no estás de acuerdo conmigo tb eres bienvenido con tus comentarios, igual y aún me puedes convencer y salvas una navidad XD.

 

¿Cuándo dejar el pañal nocturno?

Hace un par de años comenzaba yo con la famosa operación pañal, y como les conté fue algo confusa para mí en ese tiempo porque entre lo que te dicen las amigas, tus expectativas y las múltiples señales contradictorias de tu hijo a veces se nos puede volver más complicado de lo que en verdad es. (más…)