5 retos al iniciar la lactancia

Cuando estaba en la cama del hospital y me dieron a mi bebé me arrepentí de no haber leído sobre la lactancia más a fondo. Bueno, es que yo soy del estilo de informarme mucho para fluir en el momento, porque lo ideal sería que simplemente te dejaras llevar por tu instinto pero lo tenemos tan apagado que a la mera hora no le hacemos caso o ni siquiera lo alcanzamos a oir. Y bueno, había leído un poco y visto algunos videos sobre los primeros momentos de la lactancia, cuando el bebé incluso repta sobre la madre para alcanzar el pezón, había leído también del calostro pero creo que no lo había entendido bien. Y a la mera hora me surgieron miedos y dudas que no tenía para nada contemplados. Hoy te cuento un poco de mi experiencia, de los retos que se me presentaron al principio y de cómo y por qué se resolvieron (o no).

1.- Mi cuerpo XD

Por ejemplo, mis pezones estaban completamente planos… o sea sí tenían la capacidad de cambiar con el frío o con la estimulación como cualquier pezón pero en ese momento, en estado relajado, estaban planos y entonces mi bebé trataba de agarrar el pezón y nada más lo chupaba. Sólo fue cuestión de darles un poco de forma y ya lo pudo agarrar, pero al principio me desesperé un poco y era algo que para nada me esperaba que fuera a ser una complicación. No recuerdo quién me dijo que utilizara el extractor de leche para darle un poco de forma, si quieres intentarlo puede ser útil pero hazlo suavemente. Afortunadamente después eso ya nunca vuelve a ser un problema, y de hecho creo que aunque ya no amamantes como que se quedan un poco menos planos cuando están relajados XD. Otra cosa fue el tamaño de los pechos, neta yo sentía que ahogaba a la bebé porque si nada más le dejaba el pecho ahí como que hasta la nariz le tapaba… no sabía cómo acomodarme. Es distinto cuando ves a un bebé un poco más grande tomando pecho porque él ya se acomoda mejor, pero un recién nacido es una miniatura y casi no se mueve. Pero la enfermera me dijo que sólo agarrara mi pecho con dos dedos (índice y medio) y lo levantara un poco para evitar eso. Y ya super bien.

2.- La cesárea

Con esto hubo dos problemas. El primero es el dolor, cambiar de posición el primer día es muy doloroso así que no tenía muchas opciones, en verdad era difícil. Es muy recomendable tener a alguien que te ayude a acomodarte a ti y a tus múltiples almohadas. El otro problema es que para la cesárea obvio te ponen anestesia y al menos a mí en el hospital en donde estuve me tuvieron un bueeen rato alejada de mi bebé “que hasta que se me bajara la anestesia un poco”… la verdad dudo que eso fuera necesario pero bueno, así fue y en ese momento yo estaba medio atontada así que sólo me preocupaba yo en mi interior pero no exigí que ya se dejaran de jaladas y me llevaran con mi bebé. Se supone que la lactancia debe comenzar en la primera hora de vida y según yo me tuvieron ahí una hora o más.

Lee también Quería parto y nació por cesárea

3.- La presión

El papá de mi hija se empezó a desesperar de que la bebé no agarraba el pecho, de que no me salía leche (obvio porque lo que sale es calostro, una como cremita nada más). Decía que la niña tenía hambre y que yo no le daba y shalala. Me empezó a poner muy nerviosa porque yo sabía que esto tomaba tiempo pero quería que él se tranquilizara. Hasta se atrevió a agarrarme el pezón y lo apretó muy fuerte según para ayudarle a la bebé. Después cuando la bebé logró agarrar el pecho bien y comenzar a succionar me dijo “ni eso puedes hacer bien, mejor la bebé lo hace sola”… obvio este nivel de presión es uno más elevado de lo común pero supongo que hay más padres o familiares ignorantes por ahí que pueden hacer comentarios que te presionen y te pongan nerviosa. No hay peor cosa que los ignorantes y metiches en la habitación. Sácalos.

4.- El pudor

Entre las enfermeras, los médicos, mi familia y la familia de mi ex, yo no me sentía nada cómoda sacándome la boob en mis fallidos intentos de amamantar. Afortunadamente ningún hombre más que mi ex y el ginecólogo pasó en esos momentos pero tampoco quería que por ejemplo mi suegra estuviera ahí. De hecho sólo quería estar sola con mi bebé, y en todo caso la enfermera que me ayudó bastante, o mejor aún, una asesora de lactancia. Repito: saca a todos los que no quieras ahí. Ya después agarras callo y amamantas donde sea, cuando sea y con quien sea, pero eso debe ser tu decisión. 

5.- Los horarios impuestos

Este término de “lactancia a demanda” debería sonarnos claro a todos pero cuando el médico te dice “dale 10 minutos de cada lado cada 3 horas” pues ya no queda tan claro. Y ahí estás tú como mensa contando 10 minutos de cada lado y lapsos de 3 horas y cuando mama 5 minutos y ya no quiere y luego pide a la media hora pues… Le dices a tu pediatra y te dice “Te está usando de chupón. Bueno bueno, dale cada hora”. Esto en el mejor de los casos te lo dicen para darte una guía o algo así. Efectivamente lo común cuando crecen un poco es que tengan hambre cada 3 horas aproximadamente, si un bebé recién nacido por ejemplo no quiere comer en 8 horas pues es para llevarlo inmediatamente al médico para saber qué tiene, pero no porque realmente tenga que comer cada 3 horas, generalmente es menos en especial cuando muy pequeños o en ciertas etapas que te quieran cerca, y puede ser más por ejemplo cuando va creciendo y se queda dormido más tiempo o por alguna razón se distrae en otra actividad. Tú ponte al bebé a cada rato y ya. Si piensas que podría tener hambre o sed ofrécele, si no lo agarra no importa. Si te pide poco tiempo después de comer, dale. Si ya no quiere al minuto, déjalo. La lactancia es a demanda del bebé. El bebé es el que dicta cuándo y por cuánto tiempo. Y esta es la mejor forma para que tu lactancia alcance los dos años recomendados por la Organización Mundial de la Salud.

Cuéntame ¿Cuáles fueron algunas cosas que dificultaron tu lactancia en los primeros días? ¿Tienes algún tip para las que comienzan este camino? Recuerda que estamos en la Semana Mundial de la Lactancia Materna, así que comparte información, tus propias experiencias, fotos y de todo para hacer conciencia en redes de la importancia que tiene la lactancia en la vida de la madre y especialmente en la del bebé, y para normalizar un acto natural, positivo ¡y gratis!

Gracias por leerme ¡Dale me gusta y comparte!

Búscame en Instagram, Facebook y Twitter como @veromamimonster

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s