Prohibidos los niños

Hace un par de días fui con mis amigas a Cacao, una chocolatería, eramos 3 mamás y habíamos dejado a 2 de 3 hijos en la ludoteca que está a un lado, El Mundo de Barú. Cuando fuimos por los 2 niños se juntaron los 3 amiguitos y – tal vez por tanto chocolate- andaban haciendo alboroto.

Sí, tal vez fue demasiado alboroto y sí, tal vez mi oído de mamá está muy acostumbrado a eso.

Y entonces no tengo el mismo ruidómetro que otras personas.

giphy (1).gif

 

Pero bueno, el chiste es que una de las señoras que estaban en la mesa de a lado se para y nos regaña a las tres mamás por que no controlábamos a nuestros hijos.

Y nosotras así…

E18.gif

 

Les dijimos a los niños que se calmaran y que no se gritaba. Después de un rato pedimos la cuenta y los niños pasaron cerca de otra de las señoras de la mesa y la señora dijo (léase con voz de adolescente caprichosa) “Ayyy ya!! yaa!!” No fue un regaño hacia los niños, fue una expresión como para el mundo jaja, de todo el hartazgo que traía. Y entonces me enojé y le dije “Yaa, ya nos vamos a ir, ya nos vamos a ir”.

Con tono de “cálmese señora no sea mamona”.

871

 

Y entonces los 4 de la mesa se me echaron encima y empezaron a decirme todos enojados cosas como “Es que se trata de respeto”, “No están solas aquí, habemos otras personas”, etc etc y una de mis amigas les contestó.

Y ellos volvieron a alzar la voz diciéndonos “Se nota que no tienen donde llevarlos” y “No saben educarlos”.

giphy

 

Nosotras dejamos a los señores con sus amarguras y nos callamos para no pelearnos en un restaurante jajaja y ellos siguieron criticándonos con toda intención de que los escucháramos, pero ya no les hicimos caso. Eso sí, nos dio mucho coraje, frustración y nervios. Lo bueno fue que los niños ni en cuenta XD. He de aclarar que el personal de la cafetería no nos dijo nada al respecto, y una de las chicas del servicio le dijo a mi amiga que no se preocupara que ellas no tenían ningún problema.

Y entonces se vuelve a abrir en mi mente este tema del adultismo, de la segregación, de la nula tolerancia hacia los niños y su naturaleza, y de los juicios interminables que recibimos las madres.

Y no me malentiendan, estoy de acuerdo (obvio) en que no todos los lugares son para niños, pero hay sólo 3 razones válidas para que esto sea cierto, y son la siguientes en el orden en el que yo las evalúo cada vez que tengo que decidir si llevo a mi hija a algún lado (o sea todo el tiempo):

  1. El lugar o actividad no es apta para su edad por su contenido inadecuado. Por ejemplo: antros, bares, películas de clasificación no infantil, y la mayoría de los eventos nocturnos. En este caso SÍ se debe de prohibir la entrada a menores por su propia seguridad.
  2. Porque aún cuando el lugar pueda ser aceptado por el niño, las demás personas requieren cierto tipo de concentración, silencio o dinámica específica. Por ejemplo: hospitales (por tiempos largos), restaurantes románticos o muy lujosos, spas de relajación. En este caso se debe PEDIR o SUGERIR a los padres que no es un lugar apto para las necesidades de los niños dados los requerimientos del lugar.
  3. Porque aún cuando el niño no molestara a nadie sería muy pesado para su tutor llevarlo porque no existe un espacio o un servicio adecuado para el niño. Por ejemplo: largas jornadas de compras, expos, turismo extremo, conferencias, el gimnasio. En este caso también se puede sugerir (pero siempre será la decisión del adulto que lleva al niño, ya que éste es el que se verá afectado).

Y creo que, cómo yo, la mayoría de los padres somos los primeros que nos preocupamos sobre estos tres puntos. Si nos invitan a un evento, preguntamos sobre los horarios, niñeras, actividades, de todo, para saber si es apto para niños y para saber si nuestros hijos podrán adaptarse según lo que conocemos de ellos. Un ejemplo sencillo: Mi amiga me invitó a una comida para su cumple en un restaurante. No era un evento formal ni nada del otro mundo, era sólo un restaurante. Yo enseguida me metí a internet a buscar información del lugar para imaginarme el mood y para saber si tenía área de juegos. Como vi las fotos decidí no llevar a mi hija para que yo pudiera estar más de una hora platicando con mi amiga, porque yo sé que mi hija se puede portar muy bien en algunos casos pero que eso de comer no le interesa para nada XD. Habrá niños que sus papás consideren que no es tan mala idea llevarlos y ya se entretendrán con un juguete o con el ipad o yo qué sé. Y este análisis ni siquiera lo haces por los demás, lo haces por la comodidad de tu hijo y tu salud mental.

Pero sucede que hay mil y un lugares en los que las personas sin niños se pueden molestar por su presencia, ruidos y actitudes. Entiéndase hoteles, películas aptas para niños, teatros, conciertos, autobuses, aviones, cafeterías, restaurantes.  Y a pesar de que creo que SÍ ES DISCRIMINACIÓN no dejar pasar a un niño a algún lugar, tanto para ellos como para el adulto acompañante (obvio no estoy hablando de lugares y eventos que se engloben en el número 1), estoy de acuerdo en que existan lugares child free, así como lugares pensados específicamente para ellos. Por simple satisfacción del cliente y segmentación de mercado es lo más lógico. Pero ¿y tooooodos los demás lugares de en medio?

Pues sencillo (o no tanto): Son PARA TODOS, creo que la gente que se queja de los niños no entiende lo que esto significa realmente. Ellos creen que cuando se dice “Para todos” es “para todos los adultos”, que son seres humanos más importantes y todo el mundo debe girar al rededor de ellos. A mí me gusta exponer a mi hija a muchas cosas que igual y la gente no cataloga como aptas, la llevo al ballet, a obras de teatro, a museos, a escuchar música de orquesta. En fin, muchas cosas que creo que le hace bien conocer. Siempre me entero antes sobre el límite mínimo de edad para entrar. A veces la paso genial y ella también, a veces sólo estamos un rato hasta que ella aguanta, a veces se cansa y yo también. Pero el aprendizaje se me hace mucho más rico que tener a un niño en un pupitre o viendo tele o asistiendo exclusivamente a cosas específicas para niños. Una vez fuimos a un evento de música clásica de unos chicos que se graduaban de la carrera de música, y mi hija se portó súper bien, exactamente porque ha tenido contacto con este tipo de eventos ella se sabe comportar a veces hasta mejor que los adultos.  Pero qué quiero decir con que se portó bien: que no gritó, ni hablaba cuando la música estaba sonando, y no se quiso salir a pasear por los pasillos. Pero la música le gustaba tanto que se paró de su asiento y se puso a bailar un poco sin moverse de su lugar. Las chicas de un lado de ella le sonreían. Pero en un momento cuando no había absolutamente nada sucediendo en el escenario y no se escuchaba ni un pedacito de cuerda de violín, mi hija dijo en voz bajita “¿Por qué no suena nada?” y la señora de adelante se voltea y toda enojada le dice “SSHHHHH”. Mi hija todavía me preguntó “¿Por qué me hizo así?” Y le contesté “Por que no le gusta el ruido”, pero después de que salimos del teatro la felicité por su excelente comportamiento y le expliqué que hay gente muy intolerante y que la señora había exagerado. Qué jodido mundo en el que estamos que hasta disfrutar de la música lo ven mal, ya quisiera yo sentir eso que siente mi hija con la música. Yo me pregunto si hubiera sido un adulto el que hubiera hecho una pregunta o comentario ¿la señora de todos modos la hubiera callado así? Lo dudo…

Y bueno, aprovecho la ocasión para contestar algunos comentarios que he leído y escuchado al respecto:

“Yo no tengo por qué soportar los gritos de niños mal educados”

Punto número 1: Uhmmm sí, sí los tienes que soportar así como todos nos soportamos todo el tiempo porque vivimos en una sociedad. A menos que te estén brincando encima o lleguen a tu mesa a tirarte la comida, no te están haciendo nada. Creo que es lo mismo que si alguien dijera “No tengo por qué soportar que dos hombres se estén besando”, a menos que te besen a ti, no te están haciendo nada.

Punto número 2: No tienes NI IDEA de qué estás hablando cuando dices “mal educados”, eres totalmente IGNORANTE en cuanto al tema, no lees, no te informas sobre cómo funciona el cerebro del niño, sigues creyendo ciegamente en lo que te dijo tu abuelita acerca de los chanclazos y desde la ignorancia quieres juzgar a los demás. Así no se puede.

“Esto no es un parque”

Entonces según tú los niños deben estar en las mañanas confinados a una escuela y por las tardes encerrados en su casa o en su defecto en un parque. Según tú las madres y padres no podemos ir a ningún lugar que no sea un parque. Y según tú los niños aprenden a comportarse bien en un parque. Nos falta muchísima integración como sociedad. Como ciudad. Los niños y sus acompañantes están relegados a la casa y a los parques (que además de todo ni hay parques decentes en la mayoría de ciudades), y lo peor es que la gente piensa que así debe de ser. No, el espacio público es público. El espacio que yo pago es mi espacio y el de mis hijos. Los niños de 0 a 9 años son casi el 20% de la población mexicana, nada despreciable, y de todos modos la gente no está acostumbrada a ellos, les incomoda su presencia, de plano NO quieren compartir el espacio con ellos si no se comportan como un adulto.

“La culpa es de los padres”

Sí, nosotros somos responsables de que el niño no le falte el respeto a nadie, y si lo hace corregirlo, somos responsables de que el niño no se lastime y si lo hace ayudarlo, y somos responsables de que el niño no genere ningún accidente o destrozo y si lo hace, enmendarlo. Pero NO somos responsables de tener a todos felices, NO somos responsables de mantener a los niños callados cuando no hay razón para estar callados. NO somos responsables de que tú te la pases genial mientras nosotras nos morimos de vergüenza, culpa y temor al qué dirán.

“En mis tiempos mis padres sólo nos echaban la mirada y nos comportábamos bien, y si no un correazo y con eso teníamos”

OK, ¿por dónde empiezo?… Querido amigo, lamento informarte que cuál mujer golpeada o abusada psicológicamente por su marido, has normalizado la violencia, has justificado el comportamiento de tus padres, y has pensado que realmente tú tenías la culpa. Seguramente hiciste algo para merecerlo y ellos te aman y por eso lo hacen ¿no?… Sip, cual mujer golpeada.

“Soy mamá y yo sí educo a mis hijos, ellos nunca harían/hicieron algo así”

Aquí hay dos opciones: la primera es que sea la mentira más enorme del mundo y la segunda es que tu hijo esté tan jodido por tus gritos que haya dejado de intentarlo, qué más da, ya envejecerá y entonces sí tendrá derechos. Sea cual sea la opción que te acomode, lo cierto es que así como hay afroamericanos racistas contra su propia raza, mexicanos que votaron por Trump y mujeres que defienden los más altos ideales del machismo, también hay madres adultistas y que no entienden que junto con este adultismo está el machismo que las encierra en su casa a cuidar de sus niñitos para no molestar a nadie.

A mí me ha funcionado pensarlo de esta manera: Si llega alguna persona con alguna discapacidad mental a un restaurante o un avión y se sienta justo a un lado de ti, ¿le harías jetas? ¿regañarías a sus tutores porque a veces no se controla y grita? ¿Pedirías que te cambien de lugar? ¿comentarías que ese no es un lugar o un evento para ese tipo de personas? Lo más probable es que no, como que te verías muy ojete. Porque todos sabemos que estas personas valen lo mismo que nosotros pero que simplemente su mente trabaja diferente, así que tratamos ligeramente de ponernos en su lugar, no podemos hacerlo muy bien pero lo intentamos un poco. Ni modo, no podrás dormir en este vuelo, ni modo, tendrás que comer rápido e irte a tu casa porque sucede que no eres la única persona en el mundo, sucede que hay otras con más necesidades que tú y que también tienen todo el derecho de ocupar un asiento o una mesa.

Así son los niños. Son personas, como cada uno de nosotros. Pero son personas que tienen una mente diferente. Si los castigamos y regañamos tal vez se van a quedar quietos y callados, pero con esto les decimos que está mal ser ellos, que no tienen derecho a ser y hacer, no hasta que sean adultos, y si no se quedan quietos sus madres podrían simplemente salir del lugar para no molestar a nadie, y por eso es que la gente ve como un castigo ser padre, porque “pierdes libertad”, cuando realmente la gran mayoría de lo que pierdes es porque a los niños ni siquiera se les considera personas. Pero también podríamos ser más tolerantes, recordar que lo más importante para un niño es jugar y reír, no comer caviar ni hablar sobre política, y que sus padres también tienen necesidades y derechos, reconocer el gran valor que tienen al apreciar las cosas más importantes de la vida, la sabiduría con la que nacen y construyen al ser humano, y darnos cuenta de la GRAN responsabilidad que tenemos TODOS como sociedad hacia los niños, de respetarlos, de darles su lugar, de ofrecerles un cachito de nuestro espacio, para que ellos aprendan, conozcan y se sepan seres merecedores de respeto. Para que poco a poco este mundo cambie y se transforme en un lugar de paz.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s