“No te divorcies”

Este post lo he pensado y repensado varias veces, y cada vez me molesta más recordar las veces que la gente me dijo “no te divorcies” o cualquier cosa para disuadirme de tomar esa decisión. Si alguien dice en voz alta que se va a divorciar, muy probablemente no se le ocurrió ayer sólo porque ya se aburrió.

Es curioso porque ahora que algunos conocidos saben que me estoy divorciando, me comparten sus problemas y sus dudas acerca de su matrimonio. Personas que no son mis amigos cercanos se acercan a contarme sus pensamientos y sus discusiones con su pareja. Pero por experiencia propia sé que aunque me estén contando algo puede que no sea toda la historia, así que me niego a aconsejarles algo tan tajante ni para un lado ni para el otro. Yo le conté mis problemas a varias personas, pero nunca completos, a nadie. Y también hubo muchas veces que cubrí a mi pareja e incluso lo llené de flores frente a los demás. Por eso entiendo que no puedo juzgar a alguien por lo que su pareja me cuenta, y no puedo juzgar un matrimonio por una plática de 30 minutos. Trato de limitarme a escuchar, a comprender, a conectar, y en dado caso a contar mi experiencia.

En todos estos meses escuché varios consejos, algunos buscados, algunos no pedidos, de gente que seguramente se preocupa por mí, por mi hija, y tal vez por su papá, y uno que otro malintencionado. La mayoría han sido a favor de que me quedara casada, o algo similar. Hoy quisiera compartir algunos de estos comentarios y consejos, y la respuesta que me hubiera gustado darles en su momento.

¿Estás segura? No, no estoy segura. Lo dudo todos los días. Pero sé que pronto llegará el día en que esté segura de que lo que hice fue lo mejor para mí y para mi hija. No estoy tomando esta decisión a la ligera, por favor no me ayudes a dudar más. Estoy renunciando a mi sueño, mis planes, al hombre que amo, a la familia que estaba lista para formar. ¿En verdad crees que estoy segura de algo? ¿En verdad crees que estoy cambiando todo eso sin ninguna razón?

No te divorcies. No, no todos los matrimonios tienen los mismos problemas. No, tú no me entiendes. No, nada de “mi esposo también”. No, no todo se puede arreglar. No compares tu matrimonio con el mío. Y aunque fueran iguales, el hecho de que tú aguantes algo no me obliga a mí a hacerlo. Es más, si son tan iguales, por favor déjame ayudarte.

Dios lo puede todo. Sí. Y no voy a esperar 20 años a que decida hacerlo. No voy a apostar a mi hija y mi propia salud mental y seguridad para demostrar que tengo fe en Él.

¿Qué ejemplo le vas a dar a tu hija? ………… ¿El de no dejarse maltratar por nadie? ¿El de corregir el camino aunque le cueste? ¿El de no temer a nada ni a nadie si no cuidarse a sí misma por encima de todo? No sé, elige uno.

Yo no acepto ese divorcio. Ah ok, déjeme lo anoto en mi libreta de cosas que me importan un buen, su Santidad.

No me gustaría que envejezcas y te quedes sola. ¡Pero ya estoy sola! Peor que sola. Sola y con un enemigo en mi propia casa. De eso a sólo “sola”, yo creo que me quedo con esta opción. Además, si tú con eso quieres decir que no puedo conseguir a nadie mejor que él, sólo porque soy mamá, te informo dos cosas: 1) Estoy segura que hay cientos de hombres buenos aún en el mundo, y de esos cientos, habrá uno que otro que pueda ver y valorar todo lo bueno que tengo yo y puede que alguno se aviente al ruedo, 2) Y si no, ¡no importa! no necesito tener a un hombre a mi lado para ser feliz aunque te cueste mucho entenderlo.

Nadie te va a querer. Con quererme yo misma es suficiente. Mira cómo lo hago.

Tu hija necesita a su papá. Sí, mi hija necesita un papá que nos ame y nos respete. Y yo no puedo hacer nada al respecto. Mi hija necesita seguridad, y se la estoy dando. Mi hija necesita estabilidad, y tendrá tanta como pueda tener en esta situación. Sé que está en desventaja, sé que su vida no es perfecta ya desde el comienzo. Pero estoy haciendo lo mejor con lo que tengo y con las decisiones que tomé antes de amarla. Si un día ella me reclama algo al respecto, podré contestarle con la frente en alto.

No soy una persona que diga “yeyy, ¡divorcio! ¡divorcio!” Obvio no. Sigo creyendo en el matrimonio, y sigo siendo igual de comprometida y entregada que cuando decidí casarme. Sólo trato de que los super héroes del matrimonio entiendan que es realmente peligroso decirle a alguien que no se divorcie, puedes estar mandando a esa persona al matadero, ¡literalmente!. Tú muy bien salvando la institución sagrada del matrimonio y la otra persona volviendo a su casa con esa persona donde le esperan humillaciones, golpes, insultos, gritos. O tal vez no, no lo sabes, y no tienes por qué saberlo. Sólo no asumas.

El matrimonio y la familia se tienen que cuidar, pero nunca por encima de la integridad y libertad de cada individuo. Y cuando alguien se está divorciando, especialmente en casos de abuso y violencia, está lleno de dudas, de miedos, de inseguridades. No necesita que le digan que la está cagando. Necesita apoyo, amor, respeto. Necesita que alguien le crea, y crea en su capacidad para tomar esta decisión y en sus razones para hacerlo.

Hubo también otros comentarios y consejos más atinados, aunque los puedo contar con los dedos de una mano. Como el de mi papá cuando me dijo que el matrimonio no es para sufrir, o el de mi mejor amiga. Y este proverbio que les comparto, que me ayudó muchísimo. Creo que esta frase es tan exacta y de provecho para toda la vida que si tuviera que elegir una sola cosa para enseñarle a mi hija, creo que eligiría esto:

Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.

Prov 4:23

 

 

 

 

 

Anuncios

6 comments

  1. Cuando me separe del padre de mi hija tenia 2 meses de embarazo y cada pregunta me ponía aún más depresiva, de por si no era fácil para mi saber que iba a tener una responsabilidad sola. El padre de mi hija conoció de mi embarazo por mis padres, y de allí en adelante vi la verdadera faceta del hombre con el que había vivido por 6 años, y hoy 2 años y 7 meses no me arrepiento de haber tomado esa decisión. Nena para delante que atrás dolió bastante. Aquí tienes una madre soltera joven que sigue adelante con su hija de 23 meses 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s