El tiempo que no me alcanza

Esto de la maternidad es un ir y venir de inseguridades.

Cuando tu bebé te prefiere a ti sobre todos los demás es padrísimo, te sientes especial, necesitada, importante. Eso te hace sentir, aunque cansada, segura de que tú y tu presencia son lo mejor para tu hija. Pero resulta que tienes que ir a trabajar o a estudiar, y te sientes mal porque tu bebé se queda llorando cuando te vas, porque la obligas a quedarse con su papá o su abuela cuando lo único que quieren tu bebé y tú es estar juntas sin que nadie se meta.

Y entonces pasa el tiempo y tu bebé va creciendo y acostumbrándose a sus demás cuidadores. Y empiezas a trabajar más porque debes de salir adelante y aunque no sabes qué vas a hacer tienes que fingir que sabes lo que haces y que vas hacia algún lado. Sólo deseas que poco a poco las cosas vayan tomando forma y lo que más quieres es estar con tu hija todo el tiempo, verla crecer y que te ame como te amaba antes. Pero ahora su persona preferida es su abuela, que es la que más tiempo pasa con ella (o eso sientes tú) y además no llega a la casa y tiene que seguir trabajando, o es su papá, con el que se va a hacer cosas divertidas y a comer pizza, o es su abuela paterna que la lleva a parques de diversiones y le compra juguetes.

destacado.jpg

Y no sabes si estás haciendo algo mal o sólo es una etapa, o es que más bien te ama tanto que te reclama no estar con ella. Y lo que más quieres es encontrar la forma de trabajar sin dejar de ser mamá.

Tengo un trabajo de medio tiempo porque no quiero regalar 9 horas diarias a alguien más que no sea yo o mi hija. Pero es muy raro encontrar trabajos de medio tiempo, de tu carrera, bien pagados. También trabajo de forma independiente, y total que siempre estoy corriendo y con prisas de llegar con mi hija o hacer entregas. Y a veces me pregunto para qué diablos estoy trabajando así si ni me alcanza (el tiempo y el dinero). Si tal vez debería buscar después un trabajo de tiempo completo, sacrificar por un año, o más, el tiempo con mi hija. Una vez hasta pensé en que tal vez sería mejor para ella que se fuera a vivir con su papá y yo sólo la viera un par de días a la semana. Él tiene más dinero, un mejor trabajo, sus papás tienen una casa más grande, con mascotas y un jardín. Y a veces creo que ella lo quiere más.

Y sólo aguanto, y trato de darle toda mi atención cuando estoy con ella, y trabajar todo lo que puedo cuando está dormida o le toca con su papá. Aunque a veces siento que no es suficiente, que no lo hago tan bien. ¿Cómo desarrollarme profesionalmente si quiero y tengo que jugar a que soy un monstruo y perseguir a mi hija por toda la casa? ¿Cómo darle toda la atención de calidad que ella necesita si quiero y tengo que poder proveerle económicamente por mí misma?

Creo que a mi hija le costó un poco de trabajo estar cambiando de ambiente a cada rato y además entender que su papá o su mamá a veces no están, y le costaba despedirse, o cuando llegaba andaba de mal humor. Pero las últimas semanas la veo muy bien y muy adaptada a los cambios y horarios que nos hemos repartido su papá y yo. Ahora ya se despide de mí de beso cuando me voy a trabajar, pero también me dice a veces “no tabajar”, como para pasársela a mi jefe por teléfono como un justificante totalmente válido.

De todos modos quisiera darle más, más tiempo, más educación de calidad, más juego, más abrazos, más mamá, más ejemplo, más herramientas. Más todo. Y la semana tiene sólo 7 días que tengo que compartir con su papá, y el día sólo tiene 24 horas, y aunque no quisiera yo también tengo que dormir.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s