9 Tips para lavarles los dientes

¡En mis tiempos los dientes de leche no se lavaban! XD En efecto, este nuevo problema es de las mamás de las últimas generaciones. Y ahora nos hemos dado cuenta que también los dientes de leche se tienen que lavar mínimo 2 veces al día, por razones básicas:

  1. Inculcar hábitos de higiene desde pequeños
  2. Para evitar que las caries de los dientes de leche se transmitan a los permanentes, ¡dicen que ya salen con caries!
  3. Para evitarles los posibles dolores de caries a nuestros pequeños
  4. Para que no se vean feos los pobres dientecitos.

dientes1.jpg

Al principio dije, “¡obvio que se los voy a lavar, papita!” Pero ahora con mi niña de 2 años, esto se ha convertido en otra meta a cumplir más de mi día (aparte de que no vea tele, coma, duerma, etc), para la que tengo que poner un gran esfuerzo, más de lo que pareciera cuando un dice “lavarles los dientes”…

Entonces les comparto 9 formas en las que Clari se ha dejado lavar los dientes, todas me han servido en su momento, y las he tenido que ir renovando porque cuando se acaba la novedad, se acaba la magia y Clari corre para el otro lado cuando saco el cepillo de dientes, porque eso sí, huir de su mamá no ha perdido el encanto.

  1. Pasta con rico sabor: Esta es la básica, ya que obviamente si no le gusta cómo sabe la pasta ni de chiste se va a dejar. Yo al principio le lavaba sus pocos dientes con una simple mezcla de agua con bicarbonato, o agua oxigenada con bicarbonato. ¡Le gustaba!, le llamaba la atención la sensación que le provocaba, y cuando le mostraba el cepillo, gustosa abría la boca. Luego compré la pasta de Babyganics, la de colgate para bebés, y ahora la de colgate para niñas. Todas son dulces así que le siguen gustando. También le he dado (después de que cumplió 2 años) de la pasta para adultos cuando se me ha acabado la infantil o por alguna razón no la encuentro (sí, a veces con los niños mueves las cosas de su lugar), y esa también le gusta, a ella le gustan los sabores un poco raros. De la de adultos le pongo casi nada al cepillo.
  2. Pasta con su personaje/color preferido: Ahora que le compré la de niñas, aprovecho para recordarle que es de princesas y que es rosa, (dos de sus cosas favoritas), para convencerla de que se deje lavar los dientes, o al menos de que deje de correr por todos lados.
  3. Me los lavo yo, luego a ella: Cuando todavía no caminaba, la sentaba en frente de mí y  me lavaba los dientes para que ella me observara, y después se los lavaba a ella.
  4. Ella se los lava viéndome a mí lavándomelos: Después ya no se dejó que yo se los lavara, y me quitaba el cepillo de dientes para hacerlo ella, así que cuando está en ese plan, me los lavo yo como en espejo, y ella se los va lavando como yo, cada vez lo hace mejor. Y sí, ya sé que no se los lava bien, pero es mejor eso a nada, y además ella hace las cosas por sí misma y aprende mejor así. Así que cambio un poco un beneficio por otro.
  5. ¡Escupir!: Cuando perdió un poco el interés en lavarse los dientes le enseñé a escupir (que ya sabía, pero le enseñé a aplicarlo a ese momento), y encantada se lavaba los dientes, o me dejaba lavárselos, sólo para al final escupir agua en el lavabo. Ojo, que al principio le daba agua de la llave por que sí la escupía pero luego se la empezó a tragar, entonces le di un vaso con agua de garrafón, pero bueno, para ese entonces ya había perdido chiste eso de escupir.
  6. La llave: Ok, esto va a sonar raro, pero este método consiste en hacerle una “llave” (como los luchadores), para hacer que se deje de mover. La acuesto y me siento en frente de ella, poniendo mis piernas encima de cada uno de sus brazos. Obvio, no lo hago fuerte, tanto que ella lo ve como un juego, y a veces le digo “Ya Clarissa, lávate los dientes, ¿o quieres que te haga llave?” Yo muy amenazante, y ella me contesta feliz “¡Sí!” Se la hago y me sirve un ratito, hasta que dice “llave no” y la dejo libre.
  7. Monstruos y princesas: El chiste es decirle que los monstruos o princesas se lavan los dientes, que si ella quiere ser un monstruo o princesa tiene que lavarse los dientes bien. Aquí aplica decir cualquier personaje o persona que el niño admire. Un par de semanas mi hija sólo se dejaba lavar los dientes cuando la llamaba monstruito.
  8. Con público: Era una batalla campal lograr que se lavara los dientes, entonces mi mamá llegó y dijo: “Ay, yo quiero ver cómo se lava los dientes Clarissa!” y perfecto se dejó para enseñarle.
  9. Con público juguete: A falta de mi madre, empecé a agarrar peluches como mis cómplices. La rana, el unicornio y demás le dicen que quieren ver cómo se lava los dientes, y le felicitan mucho cuando lo hace, y claro a ellos les toca su respectiva lavada de dientes imaginaria antes. Aquí todo va parejo.

Y en esas ando, usando una y si no sirve, la otra. Si tienen alguna otra idea, es bienvenida. Espero les sirva alguna de las mías, si es que no las han usado todas ya. Por lo pronto le compraré un libro de lavarse los dientes, creo que el de Elmo estaría bien.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s