De la Cuna a la Cama

Cuando estaba embarazada e iba a las clases prenatales, una pediatra habló sobre la seguridad en la cuna: barrotes con separación de 6 cm, separación nula entre el colchón y los barrotes, nada de cojines, nada de peluches, nada de esos juegos de cuna tan bonitos para decorarla, un colchón que se pueda colocar en ángulo de 30º para evitar problemas por el reflujo o un cojín anti-reflujo en su defecto, dormir al bebé sólo boca-arriba… uff y espérate a que el niño se pare y se quiera salir de la cuna escalándola.

la foto-2

Días de nacida. Como sólo la debíamos de cubrir con una sábana ligera… jajaja parece que vivimos en Canadá

0 -1 mes

La primera cuna que usó Clari fue una de viaje que estaba dentro de nuestra habitación, con el nivel hasta arriba y un cojín anti-reflujo que además tenía unos topes a los lados, supongo que para que no se moviera el bebé. Me acuerdo que la colocábamos ahí y al rato ya se había resbalado toda, total que quedaba toda horizontal y la tenía que volver a mover hasta arriba siempre.

1 – 5 meses

Al mes la pasamos a su cuarto y a su cuna grande: una de esas que se les quitan los barrotes después y se convierten en cama, tenía varios niveles de altura, posibilidad de poner en ángulo de 30º y además se podía mover para arrullar al bebé, aunque los barrotes tenían unos 8 cm de separación entre sí, pero bueno ahí no cabe una cabeza de bebé.

5 – 9 meses

Como a los 5 meses empezó a darse la vuelta, entonces amanecía hasta abajo de la cuna, boca abajo, toda aplastada contra los barrotes al pie de la cuna. Entonces le quitamos el ángulo y de paso la bajamos. Luego, como a los 9 meses se empezó a parar y entonces le quitamos lo de la mecedora para que se pudiera colocar hasta abajo, al fin que la mecedora me desesperaba porque estaba mal instalada y chocaba si no lo hacías de una forma en específico, y además rechinaba, me ponía de nervios.

9-12 meses

Luego de un par de meses me empezó a costar mucho trabajo dormirla en su cuna y como ya no estaba su papá la dejé dormir conmigo. Y me di cuenta que así se dormía súper fácil. Así que ahí se quedó, conmigo. Pensé en quitarle la cuna de su cuarto y convertirla en cama para que durmiera ahí, porque lo que creo que le desesperaba de la cuna era que no tenía control sobre cuándo y cuánto tiempo estaba ahí, siempre tenía que llamarme para bajarse. Pero ¿qué tal si se despierta en la noche, se baja y se pone a pasear y no me doy cuenta? ¿y las caídas? ¿y si la aplasto? y bueno, algunos sitios hasta te dan recomendaciones de cómo cambiarlos de la cuna a la cama para que la transición sea más fácil, y yo más bien preguntándome “¿ya? ¿ya? ¿ya?”.

IMG_4038

Cuando cumplió 1 año. Esa cuna no se ve muy a prueba de niñas trepadoras.

12 – 24 meses

Ahora que me cambié duerme en una cama individual que está pegada de un lado a la pared y ella duerme muy bien, y en casa de su papá ya tiene su cama en su propio cuarto más o menos igual. Creo que fue muy bueno que no insistiéramos en ponerla en cuna porque es importante seguir el propio ritmo del niño, ella pedía su independencia en ese aspecto de decidir cuándo bajarse de manera segura, y además a veces le gusta que la acompañe cuando se va a dormir y para mí es más fácil hacer eso acostada, ya sea que me quede ahí a dormir con ella o me vaya cuando se quede dormida. Recuerdo un par de días que literal me quedé dormida en el piso junto a la cuna por no querer pasarla conmigo a la cama…

No hay 2 niños iguales ni dos familias iguales así que casi todo es válido. Como en muchos aspectos del desarrollo del bebé, me he dado cuenta que a las mamás primerizas nos estresan muchísimo con las reglas y el cómo debe de hacerse cuando muchas veces el chiste es sólo que los dos estén a gusto. Además, nos incitan a comprar esto y lo otro y lo otro, cuando si tienes suerte lo usarás 2 semanas y luego ya no es necesario. Que las pezoneras, que el cojín, que el corral, que el cambiador, porque saben que las mamás estamos ávidas de darle lo mejor a nuestro bebé y de quedar como buenísimas mamás ante todos. Obvio, no digo que no sigas las medidas básicas de seguridad cuando son recién nacidos, pero tampoco hay que clavarse ni tener miedo. Creo que en este tema, como en muchos otros lo más importante es escuchar lo que nuestro hijo necesita y lo que es más cómodo para nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s