Dormir sin lágrimas. Parte 3

“Total, que entre que los niños no deben comer de noche, y que deben estar sin luz, una no sabe si estos libros son para enseñar a dormir a los niños o instrucciones para criar gremlins.”

La frase de arriba se me hizo súper chistosa, y es que los doctores y “expertos” te atiborran de reglas que te estresan, y es cierto: ni que estuvieras construyendo un robot o criando gremlins. En el último capítulo del libro “Dormir sin lágrimas” de Rosa Jové, la autora da consejos básicos para mejorar las noches en casa. Muy útiles para tenerlos en cuenta en esos momentos de dudas y obstáculos.

No mojarlo, no exponerlo a luz intensa y no darle de comer después de medianoche. Y faltaría no mecerlo.

No se te vaya a convertir en esa cosa fea y descontrolada.

En primer lugar explica la importancia y el gran beneficio que tienen para el bebé y la madre tres prácticas que a veces en nuestra sociedad se cuestionan de manera exagerada: la lactancia, el colecho y la actitud responsiva hacia el bebé. Estas prácticas, bien aplicadas, ayudan a mejorar la calidad de sueño tanto de la madre como del bebé.

De nuevo son el ritmo del bebé y el ritmo de los propios padres los que van definiendo las distintas y muy respetables decisiones de cada familia en estas cuestiones. Por ejemplo yo dejé de amamantar poco a poco hasta que al año y semanas mi hija ya ni quería cuando le ofrecía y ahora a veces siento feo cuando veo a mis amigas amamantar a sus toddlers, pero sé que hice lo que pude, supe y quise, y además mi hija no sufrió el destete como tal. Y tiene sus pros y sus contras como todo, ellas dicen que es muy práctico dar pecho, y yo también siento que es práctico el bibe, aunque el pecho es gratis, natural y no tienes que prepararlo ni batirlo antes de dárselo.

Y sobre el colecho, como les conté antes, mi hija al mes ya dormía sola en su cuna y en su cuarto. Recuerdo que cuando le conté esto a una amiga mamá me dijo que yo sí era estricta, y no le pude explicar que simplemente así se habían dado las cosas y que mi bebé estaba muy a gusto en su cuarto. Caía rendida a la hora perfecta, super rápido y muchas veces sin ningún tipo de ayuda más que el pecho o el bibe, y dormía hasta 12 horas seguidas, ¡sin despertarse! hasta me daba miedo al principio. Es más, la trataba de dormir conmigo a veces ¡y no le gustaba! Pero esto cambió cuando creció y con los cambios tuve que adaptarme, pasar dos horas tratando de que se quedara en su cuna no era opción.

DSC_0546

Arrullando a Yaya

Respecto a la actitud responsiva, cito una frase de Jové, que por experiencia digo que es muy cierta, al menos durante este año y medio, y de verdad que sigo sin entender por qué algunas personas confunden esta actitud con dejar que el niño te controle y haga lo que quiera y se vuelva un malcriado y hasta un delincuente, no tiene nada que ver:

“Responda a las señales de su bebé tanto de día como de noche y él, a cambio, le regalará días y noches más apacibles.”

Además, Jové da una “guía para padres desesperados”, que no es un método mágico sino sugerencias que suelen funcionar para facilitarle la vida a los padres sin dejar de respetar al niño ni de darle lo que necesita, ojo, a partir de los 6 meses. Básicamente se trata de respetar el propio ritmo del bebé, estar atentos a sus señales de sueño, e ir cambiando poco a poco sus horarios si es que nos resulta muy incómodo. Debemos tener en cuenta también las condiciones en el hogar como el tiempo que pasamos con ellos, peleas, prisas o falta de sincronía en nuestros horarios, ya que estos factores afectan la calidad del sueño de los hijos. El ambiente para dormirlos debe de incitar al sueño y es buena idea hacer de este momento un momento agradable y relajante, donde ellos se sientan seguros y cómodos, y además atender al niño pronto cuando se despierte. En mi propia experiencia esto hace que el niño no tenga tanta ansiedad y pueda manejar más fácilmente sus propios despertares después.

El principio Montessori

El principio Montessori

Quise hacer este resumen para todas las personas que estén buscando un poco de información al respecto y por si algún futuro padre o madre anda por aquí. Traté de explicarlo de la manera más concisa y entendible, y como dije anteriormente en verdad recomiendo que consigan el libro, ya que Jové explica muchas cosas y desglosa muchos conceptos de manera muy útil. Lo que escribí yo es simplemente lo que me dejó el libro a mí en especial. La cita de abajo podría ser el libro completo, pero la autora nos explica por qué, cómo y cuándo para que nos quede todo muy claro, dejemos de tener miedos irracionales y empecemos a escuchar a nuestros hijos y a nuestro instinto natural.

“Cada bebé es irrepetible. Lo que funciona en uno, no funciona ni en su hermano. Desconfíe de métodos iguales para todos y mire a su hijo. Él le dirá en cada momento de su vida lo que necesita. Algunos padres aún creen que los bebés nacen sin instrucciones. ¡Mentira! ¡Ellos son las instrucciones! Sígalas al pie de la letra.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s