Mi cuerpo después del parto

Creo que a pesar de que seas de lo más hippie, una preocupación muy común en una mujer embarazada es la forma en que te verás después del embarazo y el parto. Te quedarás gorda? aguada? con estrías? Tendrás un cuerpo que querrás esconder? La verdad es que la vanidad y los estándares de belleza nos atacan a todas y al menos una parte de ti teme quedar con “cuerpo de señora”.

Cuando estaba en los últimos meses del embarazo me la pasaba comiendo todo el tiempo. Amaba comer, todo me sabía delicioso. Pero me preocupaba que cuando ya no estuviera embarazada me quedara con esos malos hábitos. Mi mamá me dijo muy segura: “se te quita ese apetito”. Confío mucho en mi mamá, pero ¿y si a mí no?

Amaba el helado cuando estaba embarazada

Amaba el helado cuando estaba embarazada

Tenía como 14 semanas de embarazo y mi ginecólogo me dijo que tenía que subir 1 kilo por mes nada más, que tenía un cuerpo muy bonito, que sería una lástima que lo perdiera. Pero por supuesto que cambié de ginecólogo, ¿por qué diablos habla de mi cuerpo y además me asusta con “perderlo”? Pero la espinita ya estaba en mi mente.

Mi suegra me contó más de una vez que ella subió en un embarazo 20 kilos y en otro… ¡40! pero que a los 15 días después del parto ya cabía en sus pantalones de antes, todo gracias a un unguento y un vapor de hierbas misteriosas que le dio su mamá, y de una faja extra apretada que usó. Cuando tuve a mi hija me dijo que me iba a conseguir una faja y el tal ungüento. Ninguna de las dos cosas llegaron y, aunque una parte de mí era escéptica, otra estaba preocupada por no contar con los maravillosos efectos de esas hierbas.

Así que me compré yo mi propio ungüento de hierbas comercial (en el que no creía para NADA) y al principio me ponía una venda, hasta que llegó mi faja post-cesárea (sí, lamentablemente no fue natural), que dejé de usar antes de los 40 días porque era incomodísima y después de que bajé la pancita más evidente sentía que me dejaba sin respirar más que contener mi vientre en reparación.

Leía en internet cuándo y cómo se recupera la figura “normal” después del parto, porque aunque en 15 días sí me quedaba mi ropa de antes, definitivamente no estaba como antes. Y entonces, entre muchas respuestas vi una que me pareció de lo más lógica: si te tardaste 9 meses en lograr estar así, espera 9 meses más.

Y en efecto, se me quitó ese apetito voraz y sin esfuerzo bajé los 13 kilos que subí y otro extra nada más para estar segura. La verdad estoy súper impresionada con la maravilla que es el cuerpo de la mujer, completamente adaptado al proceso natural que es el embarazo. Mi cuerpo cambió, claro, pero desde el principio la verdad es que me gustó el cambio. La mayoría de las mujeres de mi edad quieren un cuerpo más delgado, vientre más plano, lalala, y yo misma antes del embarazo era mucho más insegura con mi cuerpo que ahora aunque, viéndome en fotos, no estaba nada mal 😛 ¿por qué? ¡pues porque mi cuerpo es maravilloso! se adaptó a fabricar una vida nueva dentro de él dándole a ese ser indefenso todo lo necesario para crecer y formarse perfectamente. Le doy la gloria a Dios porque Él hizo mi cuerpo perfecto, hermoso y totalmente funcional. Si eres atleta de alto rendimiento sería tonto sentirte avergonzada por tus hombros anchos o tu busto pequeño, si tu cuerpo da el 100 y es lo que te permite disfrutar de lo que te gusta. Así me siento yo y estoy más que orgullosa de mi nuevo cuerpo: más maduro, más experimentado, más fuerte.

4 meses de embarazo - 3 semanas antes del parto -   casi 10 meses depués

4 meses de embarazo – 3 semanas antes del parto – casi 10 meses después

Y tampoco voy a ponerlo como arcoiris y unicornios: Sí tengo estrías y no tengo la piel tensa y mis músculos quedaron ligeramente expandidos, aunque eso sólo se nota cuando como mucho jajajaj y además no he hecho prácticamente ejercicio así que creo que se puede arreglar. Hablando de las estrías, todo fue bien durante más de 8 meses y de repente me empezó a arder más y más la piel. Y sí me ponía crema y todo, pero unas estrías enormes no dejaban de aparecer por toda mi pancita. Ni modo. Hay mujeres a las que les pasa y otras a las que no, pero si pudiera regresar el tiempo sí me untaría aceite como una desquiciada en todo momento XD.

dos días antes de que mi piel muriera

Dos días antes de que mi piel muriera

Triste porque me salieron estrías (broma)

Triste porque me salieron estrías (broma)

Hoy van 13 meses de que nació mi hija y sigo viendo cambios favorables en mi cuerpo. No sé si ubican una lonjita en el bajo vientre, justo arriba del pubis (le dicen groseramente la cangurera). Pues esa yo la tenía bastante notoria (para mí) arriba de mi cicatriz y la otra vez me di cuenta de que prácticamente ya desapareció. Así que me emocioné mucho y ya empecé a hacer ejercicio otra vez jajaja. Les pondría fotos de eso también pero no sería muy adecuado.

Por fin entiendo a mi mamá cuando me decía “¡no estás gorda!”, “¿pero cuál panza? si no tienes panza”. Por favor, si no has tenido hijos no digas que tienes panza… o en realidad nada malo sobre tu cuerpo… te escuchas un poco ridícula la verdad, así como yo me escuchaba seguramente. Y si ya tuviste hijos y tu cuerpo no se ve como el de la actriz famosa con el mejor cuerpo del mundo, en serio, qué importa. La verdad es que para mí soy más guapa ahora que antes. Igual y no… pero así me siento yo :D, así que acepta y ama tu cuerpo, es perfecto, porque Dios lo es.

Anuncios

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s